VEINTE AÑOS DE UN CRIMEN INJUSTIFICABLE – MI OPINIÓN

No hay nada más inaceptable en una sociedad que el asesinato a mansalva, matar por el placer de hacerlo, ser asesino porque se disfruta matando. Eso solo lo pueden hacer personas de mentes enfermas, de mentes diabólicas y carentes de todo sentimiento. Personas para las que la vida no vale nada.

Hablo de eso y seguramente que a todos los amigos que leen mi columna, les salta a la mente al Holocausto judío, a los campos de concentración de Auschwitz donde criminales de la Alemania Nazi ejecutaban a los judíos en cámaras de gas. Es uno de los hechos más denigrantes que ha vivido Europa. Pero el hecho a que me refiero ocurrió en América, muy cerca de aquí, a 7 millas de la salida de la Bahía de la Habana y es uno de los hechos más denigrantes que ha vivido América y en particular, Cuba.

En Cuba se ha matado a mucha gente. Muchos han caído en los paredones de fusilamiento, otros en diversas y variadas circunstancias. Miles, decenas de miles han muerto en el estrecho de la Florida tratando de escapar de Cuba al zozobrar sus frágiles embarcaciones.

Pero hay dos casos particulares que los cubanos jamás podremos olvidar: El primero fue el derribo de las avionetas de los hermanos al rescate en el que aviones MIG del gobierno de Cuba abatieron a dos avionetas desarmadas volando sobre aguas internacionales.

El otro es quizás el más detestable y horrible. Sucedió hace 20 años, en la madrugada del 13 de Julio de 1994. Esa madrugada, aproximadamente a las 3 de la madrugada, aprovechando la oscuridad de la noche, un grupo de 72 cubanos entre los que había hombres, mujeres y niños se subieron a un barco remolcador llamado “13 de Marzo”.

Su idea era huir de Cuba, navegar 90 millas y llegar a la Florida. Pensaron que el remolcador, que hacía poco tiempo había sido sometido a un mantenimiento y a una renovación integral, les serviría para su travesía. Sigilosamente abordaron la embarcación. En un momento dado, a las 3:15 de la madrugada, arrancaron los motores y comenzaron su recorrido desde la Bahía de la Habana.

Obviamente los motores sonaron al arrancar y ese ruido fue detectado. El remolcador comenzó su travesía hacia la libertad, mientras las autoridades cubanas comenzaban su persecución. Otro remolcador intentó interceptarlo y forzarlo a dirigirse hacia un muelle. Otros remolcadores se unieron a la persecución. Apenas habían salido de la bahía cuando aparecieron otros barcos que los esperaban.

O sea, el gobierno cubano se había enterado del intento de fuga, y estaba preparado para cazarlos e impedir su intento. Esos barcos, utilizaron mangueras para lanzar chorros de agua a presión hacia el “13 de Marzo”.  Este remolcador estaba construido con madera, lo que lo hacía frágil ante el embate del agua a alta presión.

Unas 7 millas afuera de la bahía, resultó evidente que el remolcador no podría escapar, y detuvo su marcha para rendirse, pero el acoso no cedió. Los asesinos que iban a bordo de los otros barcos, buscaban hundirlos, ahogarlos, matarlos. No les interesaba capturarlos.

Guardacostas de la marina cubana llegaron al lugar, pero se abstuvieron de intervenir y dejaron que los chorros de agua a presión destruyeran poco a poco al remolcador “13 de Marzo”. Los potentes chorros de agua barrían la cubierta del remolcador y arrastraban hacia el mar a hombres, mujeres y niños, pero no paraban, buscaban que se ahogaran, Querían matarlos. Eran criminales asesinando con placer.

Hombres, mujeres y niños cayeron al mar y comenzaron a ahogarse pero nadie hizo ningún intento por rescatarlos, todo lo contrario. Los barcos embestían a las personas que lograban nadar y los hundían. Era una masacre que no se detenía. A las 4:50 AM el remolcador se hundió junto con aquellos que se habían refugiado en su interior. Al final, 41 personas entre las que se encontraban hombres, mujeres y niños habían muerto y solo 31 habían logrado sobrevivir.  El Capitán que dirigió la operación, de apellido Machín fue condecorado.

El hecho fue denunciado por Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos emitió un informe donde acusaba al gobierno cubano de homicidio deliberado.

Aunque hubo fuertes protestas por parte de muchos países el gobierno cubano no hizo nada y al final todo quedó como antes, pero este hecho permanecerá para siempre como uno de los días más tristes de la historia cubana.

Hoy, a 20 años de ese crimen, todos los cubanos de buena voluntad levantamos nuestra voz, elevamos una oración y encenderemos una vela en memoria de los muertos.

Nosotros creemos que ya es momento de que haya una reconciliación entre todos los cubanos, pero eso no quiere decir que olvidemos hechos como el del remolcador 13 de Marzo. Algún día Dios y la justicia, les pedirán cuentas a esos asesinos.

Descansen en paz las víctimas del hundimiento del remolcador “13 de Marzo”.

 SÍGANME EN TWITTER @JorgeRosSr

NOTA: Pido disculpas por la irregularidad de mis últimas columnas y Tweets, pero tengo una falla en mi computadora de trabajo donde he perdido información que creída respaldada, y el servicio de reparación del fabricante ha estado colmado de ineficiencias y retrasos. Todavía hoy, desconozco cuando la tendré de regreso.

JORGE ROS: CARTA ABIERTA A RAÚL CASTRO

Junio 23 de 2014

Sr. Raúl Castro Ruz Primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente del Consejo de Estado de Cuba.
Presente.

Me imagino que usted habrá leído o conocido las declaraciones que el pasado miércoles 18 de Junio realizó el conocido cantautor cubano Silvio Rodríguez, quien afirmó que en su recorrido por los diferentes barrios de la isla, aprendió (y lo cito textualmente) que “la gente está mucho más jodida de lo que pensaba y que su recorrido le ha servido para conectarse con la realidad de su país”, y usted no podrá cuestionar la validez de lo dicho por él, ya que no es una persona ajena al gobierno de Cuba, no es un “agente al servicio del enemigo”. Todo lo contrario, Silvio Rodríguez es un reconocido defensor de la revolución, que fue por años miembro de la Asamblea del Poder Popular.

También Silvio Rodríguez tocó el tema del acceso casi nulo a la Internet, comentando que la dificultad tecnológica de instalar el cable submarino que conecta a Cuba con Venezuela ya fue superada.  Eso quiere decir que ya no hay razones para que el servicio de Internet pueda ampliarse, y hacerse accesible a casi la totalidad de la población.

Yo quiero hacer notar que Cuba siempre fue de los países punteros en el acceso a todos los avances tecnológicos en telecomunicaciones, siendo de los primeros países en el mundo en ofrecer servicios de telefonía, radio, televisión y televisión a color. Hoy en día es uno de los países más atrasados y con acceso más lento y restringido ala internet.

Es muy probable que usted no conozca lo mal que está la gente, porque seguramente cuando visita alguna zona, la “maquillan” para que no note lo malo, y las estadísticas y reportes que le pasan son “alterados” para que las cifras no representen la realidad de que la gran mayoría de la gente está mal, muy mal. La economía cubana no despega, no hay suficientes empleos y nadie ve un horizonte atractivo en su futuro.

Por eso la gente se va de Cuba. No son desertores y la mayoría ni siquiera se preocupa por la política, sino de ellos mismos, de cómo viven y de cómo viven sus familias, y buscan fuera lo que no pueden encontrar en su patria. Eso es triste, muy triste, pero es muy real.Sucede cotidianamente.

Casi a diario leemos que algún deportista o músico o bailarín o lo que sea, aprovechó un viaje al exterior y decidió quedarse. Y es que la gente es capaz, estudia, se prepara, pero no tiene oportunidades para desarrollarse, para crecer tanto profesional como económicamente en Cuba. Y no es lógico que eso suceda; más bien es trágico que Cuba pierda continuamente su talento, y eso tiene causas que son identificables y tienen solución a corto plazo.

En Cuba hay muchas carencias y mucha pobreza, y hay que hacer algo radical para cambiar esa situación. Usted seguramente recuerda como vivía el cubano en 1959 y puede darse cuenta de que mientras en casi todos los países del mundo ha habido notables avances, en Cuba ha habido estancamiento y retroceso. El plan de la revolución no funcionó como se esperaba y usted sabe que el famoso embargo (al que llaman bloqueo) no tiene nada que ver con ello. Y cuando un plan no funciona se debe cambiar por otro que presente alternativas y oportunidades.

Por otro lado, es falso que todos los cubanos que viven fuera de Cuba, o aquellos que dentro de la isla opinan diferente al gobierno sean malos, sean traidores y mucho menos delincuentes. Esos cubanos quieren mucho a Cuba y lo que desean es que se realicen cambios para mejorar la situación económica, para que la gente viva mejor, para poder opinar sin ser atacados y tildados de traidores y para que el país progrese. Ellos son la manifestación de un efecto y no una causa.

La causa raíz del problema es un sistema económico, político y social que no genera riqueza ni oportunidades, que no agrega valor a la economía y solo consume recursos. El país no es sustentable y tiene que ser subsidiado por otros. Eso necesita cambiarse cuanto antes.

Cuando no se deja a la gente expresarse, cuando no se escuchan sus necesidades, sus problemas y carencias, cuando las personas no puedenprotestar por alguna situación y todo se resuelve utilizando la fuerza y la violencia, cuando se golpea a disidentes o cuando se encarcela a las personas no se resuelve ningún problema, porque no se está atacando la causa, sino el efecto. No se puede mantener un estado fallido a base de golpes y represión. Hay que hacer que el estado funcione y usted es la única persona que puede hacer que eso suceda.

La mayoría de los cubanos, lo que desea es una reconciliación nacional y trabajar juntos en un país que sea factible, que tenga una economía sustentable y donde no se encarcele a nadie por tener ideas diferentes sobre cómo se deben hacer las cosas. Si el gobierno cubano se abre a recibir propuestas y explorar nuevas posibilidades, en vez de ser criticado será aplaudido.

Y no se trata de inventar la rueda. Ya se sabe que el progreso solo se produce en los países con una economía libre, que respetan la iniciativa y la creatividad de las personas, que aceptan la propiedad privada de los bienes de producción y que respetan las reglas de una economía de mercado y permiten que la ley de la oferta y la demanda produzcan el equilibrio.

Usted mismo lo ha reconocido cuando ha iniciado algunas reformas, pero han sido cambios muy tímidos. Las reformas tienen que ser mucho más profundas y abarcar a toda la cadena de suministro y no únicamente a parte de ella. Hay que buscar un sistema eficiente y se tiene que incentivar la producción y el consumo y no frenarlas. ¿Cómo podría afectar a Cuba un sector privado que haga funcionar eficientemente todo lo que la burocracia gubernamental no ha logrado y que en la práctica impide y frena?

Generar riqueza no es malo, ganar dinero no es malo, y el gobierno tiene que romper ese paradigma de criminalizar a las personas que ponen negocios y crecen. Mientras más personas ganen dinero, mientras más riqueza se genere y mientras más negocios crezcan, mejor le irá a Cuba y el estado tendrá más recursos obtenidos por la vía fiscal para realizar sus funciones.

Asimismo, la función principal de la policía no es reprimir. Las fuerzas policiales tienen que cambiar su enfoque para convertirse en protectoras de los ciudadanos. La policía debe dedicarse a cuidar la seguridad y el patrimonio de los cubanos y no a reprimirlos por pensar diferente.

Y nótese una cosa: En todo lo que he mencionado hasta ahora, no hay nada que implique a los norteamericanos. Ese es otro paradigma que hay que acabar de una vez por todas. Los culpables de que las cosas no funcionen en Cuba, somos los propios cubanos. Ya basta de buscar a quien echarle la culpa. La culpa es nuestra y nosotros tenemos que arreglarla. Sin duda, los principales pasos le corresponde tomarlos al gobierno.

Hay que trabajar en lo interno para lograr todo eso, y en lo externo se debe fomentar la normalización de las relaciones políticas y económicas con todos los países, incluyendo desde luego a Estados Unidos. Yo estoy seguro que Washington no se opondrá a eliminar cualquier restricción, si ve que la propia Cuba las está eliminando. De hecho, el presidente norteamericano Barack Obama le acaba de enviar un mensaje con el Sr. José Mújica, presidente de Uruguay, invitándole a profundizar en las reformas y a liberar al contratista Alan Gross.

Recuerde que hace años las relaciones entre Estados Unidos y China eran nulas. Entonces, el presidente Richard Nixon aprovechó unos juegos de Ping Pong y envió un mensaje al gobierno chino, los países se acercaron y el resultado ha sido palpable. Por eso Cuba tiene que hablar con Estados Unidos. Por su cercanía a Cuba, su capacidad económica y la gran cantidad de ciudadanos de origen cubano que ahí residen, Estados Unidos es el socio ideal para la economía cubana. Por eso hay que hacer tratados y hay que fomentar el acercamiento, la amistad, el comercio y la inversión.

Pero Cuba tiene que cambiar mucho más, señor Castro, no para complacer a nadie, sino por propia voluntad y por necesidad imperiosa de viabilidad económica. Tiene que cambiar porque no debe satisfacer a nadie el tener que usar la fuerza a ultranza contra cubanos que piensan y proponen opciones diferentes a la oficial. Tiene que cambiar, porque necesitamos un país incluyente para todos los cubanos, sin la necesidad de tener preso a nadie por pensar diferente. Tiene que cambiar para tener un país donde todo cubano encuentre un espacio para desarrollarse y crecer sin tener que buscar playas ajenas.

Por eso le escribo esta carta, que no lleva otra idea que el deseo de ver a mi Cuba desarrollarse y a su gente feliz. No debe haber una separación entre los cubanos de allá y los de acá. No debe haber una Cuba dividida. Pero la solución la tiene el gobierno cubano que usted preside. Cuba tiene que dar un paso al frente.

El pueblo desea un cambio. Responda a ese deseo, y conviértase en agente de ese cambio. Hágalo sin temor. No tiene caso prolongar el sufrimiento del pueblo cubano.

Sinceramente

Ing. Jorge Ros

LA COPA DEL MUNDO DE BRASIL

Como sucede cada cuatro años, por el mundo corre la fiebre de la Copa del Mundo. El evento deportivo que arrastra más personas en casi todos los países del mundo.

Los titulares de todos los Diarios dedican la mitad de sus primeras planas a notas sobre el evento  y a los equipos  de sus países. Hasta el Granma se ocupa de mencionar el evento y dedica una nota a comentar que “Neymar rescata a Brasil”.

Vamos a tener que acostumbrarnos que durante las próximas semanas , los titulares van a estar ocupados por los nombres de Messi, Cristiano, Neymar, Müler, Rooney, Chicharito, Alexis, Suárez, Modric, etc. que sustituirán a los usuales Castro, Maduro, Obama, Rajoy, Putin, y otros.

Indudablemente la Copa del Mundo produce un efecto amnésico sobre los problemas habituales, los cuales se olvidan o pasan a segundo término. Y así sucede cada cuatro años cuando se celebra el evento.

Hay personas que critican la Copa del Mundo por ese efecto amnésico, pero yo creo que es bueno que las personas tengan diversión, y en ese aspecto la Copa del Mundo es única. Divertirse no es malo. Ojalá todos los pueblos del mundo pudieran reír y disfrutar la Copa en libertad y sin carencias.

La Copa del Mundo es el principal evento del deporte más popular del mundo, aunque hay algunos que dicen “a mí no me gusta el soccer” o alegan que eso es de los europeos y no lo disfruten, el Futbol (como se llama) es el principal deporte del mundo, por encima del Baseball, del Basket Ball y de cualquier otro deporte.

Para llegar a la fase final de la Copa del Mundo, que es como se llama el evento, durante casi dos años los países miembros de las 209 Federaciones que pertenecen a la FIFA (Federación Internacional de Asociaciones de Futbol) que es la que organiza el evento han ido eliminándose entre sí hasta llegar a seleccionar los 32 participantes que están ahora en Brasil que es el país sede de esta que es la vigésima edición de la Copa. Brasil recibió la sede en una reunión que se celebró en Zúrich, Suiza en 2007.

Como dato curioso, mientras la FIFA tiene 209 asociaciones nacionales miembros, a la ONU pertenecen sólo 192 estados. O sea, La FIFA tiene más membrecía que la ONU.

Cada equipo, representa a una asociación nacional o país, y la mayoría de las personas tenemos nuestro equipo favorito y lo apoyamos aunque sepamos que no tiene oportunidades de ganar. Se sabe que el triunfador, si la lógica prevalece, será un país Europeo (España, Holanda, Italia, Alemania e Inglaterra) o Sudamericano (Brasil o Argentina). Los demás caen en dos categorías:

La primera categoría son los llamados “animadores” que son equipos que representan a países que aunque no se les concede ninguna posibilidad de ganar el campeonato, tienen la capacidad de que pueden vencer a alguno de los grandes y afectar el desarrollo del torneo, animándolo.

La otra categoría son los llamados “participantes” que son los equipos de países para los que haber podido asistir y participar, es en sí un honor. La mayoría de estos participantes serán eliminados en la primera fase, pero lograron llegar y participaron y eso les satisface.

Muchos de los animadores pasan la primera fase (igual que a veces alguno de los grandes cae en la misma), lo que hace más interesante el evento. Normalmente esos animadores llegan a la segunda fase que es la de Knock-out y van siendo eliminados poco a poco para que al final, si se da la lógica, quede alguno de los grandes.

El próximo domingo 13 de julio, en el Estadio “Maracaná” de Rio de Janeiro, se enfrentarán los dos equipos que después de 63 partidos, hayan sobrevivido hasta entonces. Ese juego se llama “La Final” porque es el juego final del evento y el equipo que gane ese partido será el campeón del torneo, ganador de la XX Copa del mundo FIFA.

Para que nos demos una idea de lo que representa el evento, La pasada copa del mundo, celebrada en Sudáfrica, fue vista por más de 3,200 millones de personas. El partido final tuvo más de Mil millones de televidentes.

En muchos países se ponen pantallas gigantes en plazas y parques públicos. Se supone que la Final de Brasil será vista por muchos más millones de personas gracias a las nuevas tecnologías que permiten ver los partidos en cualquier computadora, tableta o teléfono inteligente. No existe ningún evento en el mundo que sea visto por una cantidad mayor de personas.

¿Quién ganará? Eso nadie lo sabe. Muchos apostaban que sería el actual campeón, España, antes de ser vapuleados por el equipo holandés al que ahora hacen favorito. Otros afirman que los Alemanes, siempre poderosos y luchadores, ganarán el evento y otros dicen que será Argentina de la mano de Lionel Messi, quien para algunos el mejor jugador del mundo en estos momentos.

Pero siempre el equipo de casa tiene ventaja por contar con el apoyo de su público. Brasil, el equipo sede, no solo tiene esa ventaja, sino que es una potencia del futbol que ha ganado 5 de las 19 Copas del Mundo que se han disputado a la fecha. En el futbol no cuenta la lógica, pero sin duda, el equipo favorito para ganar la XX Copa del Mundo es Brasil.

Lo sabremos el domingo 13 de julio.

YA ES NECESARIO PARAR LA TRAGEDIA CUBANA: TENEMOS QUE CAMBIAR.

En el tiempo que llevo escribiendo mi Blog, he dedicado mucho tiempo a analizar la situación de Cuba, y muchas veces he planteado verdades, que aunque sean duras, son verdades. Yo salí muy joven de Cuba, como lo comentaba en unos pensamientos que denominé “Cincuenta años perdidos” de los que reproduzco y edito algunos párrafos:

Mi generación perdió. Perdió su esencia de juventud y nos aferramos a una raíz sin tierra. Perdí mi patria y mi libertad cuando empezaba a disfrutarlas, la primera sonrisa de una noviecita, mis primeros bailes, el despertar del sexo, dejar en la distancia el cariño y el recuerdo de mis abuelos a los que nunca volví a ver, dejar los buenos amigos del colegio, etc.

Y en medio de mi juventud, como regalo por mi cumpleaños 14, Fidel me regaló el fusilamiento de mi tío Bebo Álvarez Aballí, casado con Anita Maristany y padre de mis primos Ana María, Magdalena, Gloria y Juan Carlos con quienes compartía todos los fines de semana y a quienes el tirano dejó huérfanos de un zarpazo.

No los he vuelto a ver salvo un fugaz encuentro con Magdalena en New York hace muchos años. Pero si me leen, sepan que más de medio siglo no han disminuido ni un ápice el cariño que siempre sentí por ellos y por sus padres y ojalá me contacten.

El fusilamiento de tío Bebo en la Cabaña, es quizás el único regalo de cumpleaños que he recibido en mi vida y que nunca he podido olvidar.

Perdí mi juventud porque me la robó el tirano y se quedó con ella. Mi generación brincó de niños a hombres, a tener que lograr cosas de milagro en tierras ajenas. Gracias a Dios yo caí en un México que me recibió y me dio cobijo, me dio educación, me dio cultura, me dio nuevos amigos y me dio libertad.

Todo eso lo tengo en mis recuerdos, pero por más bonito que sea, nunca reemplaza la juventud que nunca pude tener en mi país, que se quedó perdida en Cuba en las entrañas del tirano. A mí, Fidel no me quitó un ingenio, ni una finca, ni edificios…. Me quitó algo que vale mucho más. Me quitó mi juventud, me quitó mi libertad, me quitó a mis abuelos, separó a mi familia y rompió mi vida.

Desde entonces he deseado un cambio en Cuba para poder regresar (nunca he ido) Pero la división del exilio y la politización del problema de Cuba lo han hecho imposible. Hay muchos que siguen pensando en Guerra, cuando no hay elementos para hacerla. Otros buscan venganza, Otros lo quieren diferente. Que trabajo nos cuesta reconocer que las cosas no fueron como queríamos ni nunca lo serán y que tenemos que cambiar. Solo cambiando podremos tener la oportunidad de lograr algo.

No quitar el embargo, no aceptar que el problema de Cuba se ha manejado políticamente para beneficio de unos cuantos, no nos lleva a nada. Un ejemplo clásico lo tenemos cuando se habla de quitar a Cuba de la lista de naciones que promueven el terrorismo, muchos dicen no, pero lo hacen porque están en contra de Fidel, sin analizar lo que eso implica. Lo usaré como un ejemplo:

Cuba fue añadida en 1982 porque el gobierno cubano proporcionó atención médica a elementos de las FARC y porque algunos elementos de ETA viven asilados en la isla. Pero el gobierno norteamericano admitió que no existen indicaciones de que Cuba proporcione entrenamiento paramilitar o armas a formaciones violentas. Al mismo tiempo reconoció el papel mediador del Gobierno de Cuba en el proceso de paz de Colombia.

Pero mientras Cuba se mantenía en la lista, Corea del Norte, Irak, Libia y Yemen del sur fueron retirados de la misma y países como Afganistán o Paquistán donde se ubican las principales bases de Al Quaeda nunca han estado en la lista. Junto a Cuba, los únicos otros países en la lista son Irán, Siria y Sudán.

Díganme sinceramente si la integración de la lista no tiene raíces políticas. Cuba tiene muchas cosas por las que puede ser criticada y sancionada como su pobre record en el respeto a los Derechos Humanos. No hay necesidad de manipular la situación. Eso a mí me molesta enormemente, porque esos mismos son los que pretenden juzgarnos bajo la ley Helms Burton.

Por eso mis artículos sobre Cuba en mi Blog, llevan todos unos mensajes de cambio, de reconciliación, de acabar con la Cuba dividida. Los listo a continuación para referencia y fácil acceso:

  1. ENTENDAMOS EL EMBARGO Y LA LEY DE AJUSTE CUBANO (http://bit.ly/T3J7oX)
  2. CUBA ESTÁ CAMBIANDO. ¿Y NOSOTROS? (http://bit.ly/1pJ7aEz)
  3. ¿QUE HACER CON CUBA? (http://bit.ly/1tz2JMP)
  4. PARA CUBA: ¿TRANSICIÓN O CAMBIOS? (http://bit.ly/1hoKD09)
  5. CUBA: RECONCILIACIÓN Y CAMBIOS (http://bit.ly/1wMVxky)
  6. DIEZ RAZONES PARA QUITAR EL EMBARGO A CUBA (http://bit.ly/19Yneix)
  7. EL CAMBIO IMPORTATE QUE CUBA NECESITA (http://bit.ly/1mZR88O)
  8. LO QUE MUCHOS CUBANOS NO RECONOCEMOS (http://bit.ly/1kupJNL)
  9. NO ES INTRANSIGENCIA SINO INCONGRUENCIA (http://bit.ly/1uSeP78)
  10. JORGE ROS: CARTA ABIERTA A CARLOS ALBERTO MONTANER (http://bit.ly/1kIOq7r)

Los invito a analizar fríamente el problema de Cuba y analizar las cosas que son verdad y las cosas que podemos hacer. El resto está en la libertad de cada quien de tener su propia opinión. Pero tenemos que parar la tragedia Cubana y para hacerlo, seguramente tenemos que cambiar.

JORGE ROS: CARTA ABIERTA A CARLOS ALBERTO MONTANER.

Distinguido Sr. Montaner:

Quiero comenzar saludándolo y reconociendo que siempre me ha simpatizado su postura vertical, y he disfrutado las pocas veces que he tenido la oportunidad de conversar con usted. Pero una de las virtudes de la libertad y la democracia, que tanto usted como yo defendemos, es poder decir las cosas que uno piensa, sin convertirse en enemigo del otro. Yo voy a referirme a lo que creo que es una grave equivocación suya, y lo haré sin dejar de respetarlo y admirarlo.

Yo no escribí ni firmé la carta que 44 prominentes políticos y empresarios norteamericanos y cubanoamericanos dirigieron al presidente Barack Obama, solicitándole que tome de inmediato medidas dirigidas a normalizar las relaciones diplomáticas, culturales y económicas con Cuba, expresando toda una serie de razones importantes y de mucho peso que hay que considerar.

Usted dice que la incoherencia tiene sus límites y yo coincido con usted, pero hablamos de diferentes incoherencias. Yo me refiero a la incoherencia de querer mantener a toda costa un Status Quo con Cuba, que no resuelve ningún problema ni ayuda en lo absoluto al pueblo cubano.

Usted se pone de parte de los que creen (o esperan) que al mantener todas las sanciones y el llamado embargo por un plazo que ya excede los 50 años, se va a debilitar al régimen cubano. Montaner, yo sé que usted es agnóstico y por eso seguramente no espera ningún milagro divino que logre que lo que no ha funcionado por tanto tiempo, comience de repente a funcionar, por obra y gracia de un ser sobrenatural.

Usted sabe perfectamente que el gobierno cubano, hace ya bastantes años que dejó de ser un país que promueve el terrorismo y si se le mantiene en esa lista, es únicamente por razones políticas y electorales, y no porque haya evidencia sólida que sustente esa clasificación. Es verdad que por muchos años Cuba promovió el terrorismo activamente, pero también es verdad que hace años que no lo hace.

Es también cierto que el régimen cubano busca apoyarse en aquellos que no lo critican o “atacan” y mientras nosotros hagamos todo lo políticamente posible para alejarnos de ellos, jamás podrá producirse un acercamiento que es ventajoso para las personas, para las empresas, para las naciones.  Promover una política de confrontación en el Siglo XXI es absurdo. Eso ya lo entendió Cuba, pero Estados Unidos se aferra a no cambiar, y a seguir manteniendo la misma política que no funcionó en el pasado, que no funciona en el presente y que puedo asegurarle sin el menor temor a equivocarme, que tampoco funcionará en el futuro.

Cuba está haciendo reformas y sí, Raúl Castro dice que son para perfeccionar el marxismo, le pregunto a usted Montaner: ¿Qué quiere que diga? ¿Que son para eliminarlo? Eso jamás lo dirá, como tampoco lo ha dicho nadie en China y hoy el Sistema Comunista Chino es en realidad un Sistema donde lo que predomina es un capitalismo salvaje.

Manteniendo las sanciones y el embargo no se va a lograr que el régimen cubano elimine la represión. Pero sí se puede prever que si se busca una normalización, podría lograrse una disminución de la misma y eso en sí ya sería bueno. Y lo peor es que las sanciones que se propone eliminar son sanciones que no le hacen ni cosquillas al gobierno de Cuba, y lo único que se logra es mantener una Cuba dividida.

La terquedad lleva a mantener la postura que no ha funcionado, con la justificación de ser intransigentes cuando en realidad somos incongruentes e ilógicos. La incongruencia la expliqué en mi columna anterior y la lógica me lleva a pensar que si algo no ha funcionado por 50 años, hay que cambiarlo (me guste o no me guste), porque haciendo lo mismo, solo voy a lograr más de lo mismo. ¿Estaria usted de acuerdo en esto?

Y entiendo que la Casa Blanca no quiera escuchar a los legisladores cuando llevamos muchos años viviendo una incapacidad notoria para trabajar y lograr acuerdos, tanto en el Senado como en el Congreso. Pero a los empresarios si debe escucharlos porque ellos son los que han hecho de Estados Unidos un gran país, a pesar de la parálisis legislativa causada por los políticos de ambos bandos.

Pero a quienes el gobierno norteamericano debe escuchar más es al pueblo de Cuba y a la mayoría de la emigración cubana. Ambos están cansados de tanto enfrentamiento estéril, de tanta confrontación inútil, de tanta politiquería, de seguir siendo peones a pesar de que la guerra fría terminó hace muchos años. Lo que la gran mayoría de los cubanos quiere es que las relaciones entre Washington y la Habana se normalicen. Yo no veo justificación alguna para mantener una posición diferente hacia Cuba, de la que se mantiene hacia China, o hacia Vietnam. Montaner, para mi eso si es ser incongruente.

Todo lo demás que se diga es irrelevante, argumentos que pesan poco, de validez cuestionable y sobre los que no existe una unanimidad. Lo importante para ambas naciones, es pasar de la retórica a lo pragmático y para hacerlo sólo hay que querer hacerlo. La solución al problema político cubano, debe dejarse en manos de los cubanos. Ya la época de la Enmienda Platt quedó atrás, y Estados Unidos, el país amigo, no va a meterse, y si no se va a meter, ¿por qué quiere ser el juez? Por eso es mejor que deje que los cubanos resuelvan su problema político.

En lo que hay si que seguir insistiendo es en el respeto a los derechos humanos. Para eso necesitamos el apoyo mundial. Sé que costará trabajo avanzar en este tema, pero estoy convencido de que solo una normalización de las relaciones, nos podrá llevar a la posición de pedir cambios en esa área, porque desgraciadamente no tenemos fuerza para exigir nada.

Aclaro que esta no es la forma en que a mí me hubiera gustado un cambio en Cuba, pero muy pocas veces en la vida se puede hacer lo que uno quiere.

Por eso, mi estimado Montaner, en esta ocasión se equivoca. Tenemos que cambiar. No podemos seguir igual. Eso es lo que el sentido común demanda. Esta es la única opción que no  ha sido intentada, y podría ser la única viable.

Más de lo mismo, No.

Sinceramente,

Jorge Ros

SIGANME EN TWITTER  @JorgeRosSr

WordPress theme: Kippis 1.15